Tinnitus o acúfenos: los molestos zumbidos en el oído

Existen personas para las que el silencio no existe. Escuchan a diario zumbidos, soplos, pitidos, murmullos o silbidos en el interior de su oído, pero sin que estos sonidos se produzcan en realidad. Son los llamados acúfenos o tinnitus, una afección que, a pesar de no ser muy conocida, la sufren cuatro millones de españoles.

Según la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), un acúfeno o tinnitus es la percepción de un sonido no engendrado por una vibración del mundo exterior e inaudible para otras personas. Es decir, perciben sonidos, con mayor o menos intensidad, pero son ruidos que no se emiten de forma real. Sin embargo, no es una enfermedad en sí misma, sino que es un síntoma de que la actividad en la vía auditiva no funciona de forma correcta. Por norma general, es más frecuente a partir de los 50 años, de similar incidencia entre hombres y mujeres.

No siempre se averigua la causa que lo provoca. De hecho, en el 50% de los casos no es posible conocer la razón por la cual se producen estos tinnitus. Cuando los otorrinolaringólogos sí dan con ello, las causas pueden ser genéticas, vasculares, neurológicas o farmacológicas. Asimismo, los acúfenos pueden derivar de cualquier lesión del aparato auditivo, como una infección o inflamación, un tapón de cera, la presencia de un tumor, la sobreexposición a ruidos muy fuertes o, incluso, otras patologías, como problemas de tiroides o la enfermedad de Ménière.

Cuando la presencia de estos sonidos es leve, no afectan demasiado a la rutina diaria, puesto que los ruidos del día a día terminan disfrazando la percepción de los acúfenos. Pero si son de alta intensidad o muy repetitivos, puede llegar a provocar graves molestias, como falta de concentración, alteraciones en el sueño o la capacidad de descanso, ya que los sonidos no cesan durante la noche. Incluso, estas situaciones pueden aumentar el malestar psicológico, por la obsesión de querer frenarlos y la impotencia de no conseguirlo y, en algunos casos, terminan teniendo trastornos como estrés, ansiedad o depresión. Es más, según la SEORL-CCC, el tinnitus es el tercer síntoma más incapacitante que puede sufrir un individuo, después del dolor intenso y de los trastornos de equilibrio.

La principal solución hasta el momento para este problema se centra en aliviar esa percepción de ruidos enmascarándolos. Para ello, se utiliza una terapia de reentrenamiento para el tinnitus, con la que se pretende conseguir que el paciente no sea consciente de la presencia de estos ruidos. Así, el afectado se habituará a otros ruidos –como los de la naturaleza–, con el fin de que los acúfenos pasen a un segundo plano y se dispersen con otros sonidos.

Comenzar el tratamiento es clave para que la lesión no empeore y, sobre todo, es imprescindible que el médico aconseje al paciente siempre con un mensaje positivo, puesto que para que el afectado aprenda a bloquear su tinnitus, es necesario tener un buen estado emocional. En ocasiones, también se recurre a los fármacos, como vasodilatadores, antihistamínicos o corticoides, para atajar este problema. En cualquier caso, lo más importante es cuidar los oídos para prevenir, en un futuro, cualquier problema de salud en ellos.

 

MÉDICOS ESPECIALISTAS EN OTORRINOLARINGOLOGÍA para Francia

11/12/2017

ATRIX International – Gabinete de Recursos Humanos fundado en el año 2000, especializado en el sector de la sanidad; busca médicos especialistas en Otorrinolaringología para trabajar en Francia.

Ofertas disponibles en 2 Hospitales públicos y 1 Clínica privada en las regiones de:

  • Champagne-Ardenne
  • Pays de la Loire
  • Midi Pyrennes

 

Condiciones:

– Salario base a partir de 4.000€ netos / mes en los hospitales públicos
– Salario base a partir de 6000 € netos / mes en la clínica privada
– Ambos salarios negociables dependiendo del perfil profesional
– Contrato indefinido – jornada completa
– Ayuda a la instalación e integración
– Ayuda en todo el proceso administrativo (Inscripción a la Orden de Médicos)
– Ayuda para la mejora del nivel de francés

Requisitos:

– Título de medicina y especialidad obtenidos en la Unión Europea.
– Nivel B1 / B2 de francés o motivación para conseguir el nivel necesario.

Lugar: Francia (Champagne-Ardenne, Pays de la Loire y Midi Pyrennes)
Salario: A partir de 4000 € netos / mes
Horario: Jornada completa

Persona de contacto: Francisco Martínez
Email: fmartinez@axemedical.com
Teléfono: +33 185 091 084

¿Qué tipos de laringitis existen?

¿Qué tipos de laringitis existen?

La laringitis aguda es la inflamación de la mucosa laríngea que dura un corto período de tiempo, horas o días, y cuyo síntoma principal en los adultos es la disfonía. Entre los factores que más puede predisponer a tener una afección de este tipo se encuentran el tabaquismo, el alcohol, el sobreesfuerzo vocal, el reflujo gastroesofágico, factores del entorno (polución, vapores irritantes, variaciones bruscas de temperatura, etc.). Debido a la diversidad de causas, existen también distintos tipos de laringitis para las cuales habrá que seguir un tratamiento adecuado.

Además, de la disfonía, como consecuencia de la inflamación aguda de las vías respiratorias altas, también pueden aparecer dolor de garganta o de oídos, así como disnea o dificultad para respirar en grados variables. El diagnóstico que deberá realizar el otorrinolaringólogo se basará en una laringoscopia indirecta o una nasofibroscopia flexible, que revelará la presencia de signos inflamatorios en la mucosa faríngea, sobre todo de las cuerdas vocales, que suelen presentarse rojas y con algo de mucosidad.

Las laringitis pueden ser infecciosas o no infecciosas, siendo las más frecuentes las primeras y, dentro de ellas, las víricas. Las que son debidas a un catarro son las más habituales y suelen ir asociadas a una afección de las vías respiratorias superiores con síntomas como el malestar general, fiebre, rinorrea, tos y disfonía. Su tratamiento será sintomático y comprenderá reposo vocal, antitérmicos, analgésicos e hidratación. También es muy común la causada por la gripe.

Las de origen bacteriano suelen aparecer como consecuencia de una laringitis viral sobreinfectada. En estos casos, el tratamiento con antibióticos deberá indicarse solo cuando exista esta causa y además deberán seguirse las medidas conservadoras y el tratamiento sintomático como en los casos anteriores.

También pueden aparecer laringitis no infecciosas por hipersensibilidad alérgica que consiste en una inflamación de las cuerdas vocales y del resto de la mucosa laríngea, con o sin secreción mucosa. Se produce por exposición a alérgenos inhalados, como los pólenes, aunque también puede darse por picaduras de insecto, ingestión alimentaria, ingestión medicamentosa, etc. Se caracteriza por la instauración brusca de un edema laríngeo y genera síntomas variables que van desde un cosquilleo laríngeo, carraspera irreprimible, etc., hasta la obstrucción respiratoria severa que necesita tratamiento urgente.

Otras causas no infecciosas de la laringitis aguda comprenden las resultantes de un proceso de combustión, sobre todo en grandes quemados, o las causadas por reflujo laringofaríngeo debido a la inhalación de ciertos productos como el ácido clorhídrico, el ácido fluorhídrico, el cloro, el amoniaco o la gasolina.

Las laringitis por trauma o esfuerzo vocal se manifiesta por disfonía, e incluso afonía, de aparición brusca en relación con un episodio de disfunción o sobresfuerzo vocal, por tanto aparece sobre todo en pacientes que tienen que utilizar mucho la voz. El tabaco, el aire acondicionado, los medicamentos que resecan la mucosa, los episodios infecciosos de las vías aéreas superiores, son factores que también favorecen la irritación laríngea. En estos casos, el tratamiento consiste en una humidificación adecuada (ambiente cálido y húmedo) y reposo vocal mínimo de 2 a 3 días.

En cualquier caso, el tratamiento básico de las laringitis agudas comprende lo siguiente:

  • Curas locales, los antiinflamatorios y el reposo de la voz.
  • Ambiente cálido y húmedo.
  • La aerosolterapia es el tratamiento local más eficaz. Se administra dos veces al día durante 10 minutos, con una mezcla de corticoides, antibióticos (aminoglucósidos) y mucofluidificantes, de 6 a 8 días.
  • Espray antiinflamatorio o una inhalación mentolada, en caso de síntomas leves.
  • Antiinflamatorios esteroideos o AINE por vía sistémica y, si es necesario, analgésicos y antitusígenos.
  • Reposo vocal mínimo de dos a tres días.
  • Suprimir los factores irritantes (tabaco, alcohol, vapores tóxicos).